Atacar el green y no la bandera


atacar el greenHabitualmente vemos a los profesionales atacar el green y dejar la bola a escasos centímetros del agujero. Son los golpes que la televisión nos repite por ser dignos de mención. Son eso, golpes de suerte de profesionales.

Sin embargo, la mayoría de jugadores no tenemos ese dominio del golpeo. La mayoría de nuestros golpes en vez de “a escasos centímetros” se nos quedan “a varios metros” del hoyo. ¿Les suena? Por ello debemos replantearnos la forma de atacar el green.

¿Qué significa atacar el green?

Atacar el green consiste en dar un golpe desde la calle de forma que dejemos la bola en el green. Así, nuestro próximo golpe se realizará con el putt. Es una cosa que realizamos de forma habitual aunque desconozcamos el nombre que tiene.

¿Cómo debemos atacar el green?

Atacar el green, significa apuntar al centro del green salvo que nuestro handicap sea inferios a 10. Y digo al centro del green y no al centro de la bandera. Digo ésto porque la bandera no suele estar en el centro del green sino en un lado.

Debemos ser realistas y pensar en nuestro golpe de aproach habitual. Nuestro golpe de aproach, por regla general, se desvía 3, 5 o 7 metros en función de nuestro handicap. Si atacamos la bandera situada a 4 metros del borde estaremos aumentando las posibilidades de caer en el antegreen. Cualquier desviación de nuestro aproach terminará en el antegreen y aumentará la posibilidad de sumar golpes en eso hoyo.

Por esta razón es tan importante que ataquemos el green y no ataquemos la bandera. Atacar la bandera lo dejaremos para aquellos a los que miramos cuando nos cruzamos con ellos en algún hoyo.

Por tanto, la lección de hoy es bien, bien simple: ¡Dejemos de atacar la bandera y empecemos a atacar el green!