Golpear desde chuleta: bola que reposa en chuleta


golpear desde chuleta

Cuando nuestra bola reposa en una chuleta generada por un jugador de una partida anterior no tenemos muy claro cómo jugar la bola y nos decidimos por jugar un golpe normal y los resultados son desastrosos. Veamos cómo debemos golpear desde chuleta la bola.

Imaginemos la situación, hemos golpeado un driver de esos que hacen historia y hemos caminado por la calle tan anchos que parecía que flotáramos y, cuando llegamos a la altura de la bola, nos caemos de la nube porque nuestra bola reposa en lo más profundo de una chuleta.

¿Cómo golpear desde chuleta?

Nuestro primer pensamiento es acordarnos de toda la familia de aquel que no repuso la chuleta, ¿quién le daría la licencia? ¡Qué falta de educación! Pero claro, nuestra bola sigue reposando en el mismo sitio y aunque sigamos pintando de negro a nuestro colega la bola sigue en el mismo sitio. ¡Qué mala suerte! ¡Con el golpe tan bueno que me había salido! Pensamos para nuestros adentros. Pero la bola sigue sin moverse.

Respiramos hondo y decidimos dejar a un lado nuestro enfado y desesperación y entra en juego el pensamiento positivo, ¡vamos a sacar la bola de aquí! Pero… ¿Cómo se juega este golpe? Hay tan poca probabilidad de caer en una chuleta que nunca me ha interesado saber cómo jugar este golpe.

Veamos cómo resolver esta situación: y, cómodo siempre decimos, lo principal es mantener la calma, estudiar la posición de la bola y seguir unos pocos consejos.

En primer lugar debemos ser conscientes de que, si realizamos nuestro golpe habitual posiblemente golpearemos en la parte superior de la bola (no nos olvidemos que nuestra bola está por debajo del plano del césped) y por ello saldrá la bola topada, es decir, dando esos botecitos a escasos centímetros del suelo que nos dejan con cara de tonto.

Por tanto ya tenemos una primera aproximación a como debemos sacar la bola de la chuleta, hay que atacar la bola de forma que la cara del palo se incruste en la chuleta y golpee a la bola haciéndola subir. Pero ¿cómo conseguimos golpear así a la bola? Sencillo, en el stance colocamos la bola al pie derecho y nuestro peso reposará en el pie izquierdo. Mantendremos las manos adelantadas de forma que en el golpeo nuestras manos estén por delante de la bola.

¿No es una posición conocida? Es algo similar a lo que haríamos para ejecutar un chip ¿verdad? Efectivamente nuestro stance se parece bastante al de un chip, pero el golpe diferirá bastante.

Más datos: hemos comentado que nos apoyaremos en el pie izquierdo y ésto tiene como finalidad que en el backswing nuestro peso se encuentre repartido uniformemente entre las dos piernas y no, apoyado en el pie derecho como haríamos en un golpe normal.

Y ahora, una vez iniciado el downswing, debemos imprimir potencia al golpe ya que debemos atacar a la bola con fuerza. Eso sí, asegurándonos que las manos siguen adelantadas, de forma que el ángulo de ataque sea lo suficientemente pronunciado como para sacar la bola de la chuleta.

Sencillo ¿verdad? Pues ahora lo más importante: ójala nunca nos veamos obligados a jugar este golpe. Por cierto, aprendamos de los errores de otros y repongamos las chuletas que hagamos, así tendremos menos posibilidades de que nadie caiga en esa chuleta.