Entrenamiento del chip: la escalera


La escalera es un juego que tiene como finalidad entrenar el chip. El juego corto es sin lugar a dudas la parte del juego cuyo entrenamiento nos lleva a bajar más rápidamente nuestro handicap ya que la mayor parte de los golpes que damos en una partida de golf se harán desde menos de 100 metros del hoyo.

Con el ejercicio de la escalera pretendemos controlar el vuelo y la rodadura del chip. Si descomponemos un golpe de chip necesariamente debemos diferenciar dos partes muy diferentes: el vuelo y la rodadura de la bola. Dos partes que, aunque son muy diferentes, están íntimamente relacionadas, ya que en función del vuelo de la bola rodará más o menos una vez que caiga en el green.

El chip es un golpe que podemos dar con una amplia gama de palos, desde el blaster con más grados que tengamos hasta el hierro 6. El golpe de chip es uno de los golpes más versátiles que existen en el golf ya que el mismo golpe de chip puede realizarse con cada uno de esos palos, y el vuelo de la bola y la rodadura de la misma variarán enormemente entre unos y otros.

Pero, si cada uno de los golpes se puede realizar con tantos palos, ¿Cómo saber qué palo utilizar en cada caso? El chip con un blaster con muchos grados producirá un golpe de mucha altura y con escasa rodadura, mientras que un chip con un hierro 6 producirá un golpe mucho más tendido en su vuelo y con mucha más rodadura sobre el green. Así, en función de nuestras necesidades, en la situación particular de cada golpe, tendremos que variar el golpe a realizar.

Lo importante ahora es saber cuánto rodará la bola con cada uno de los palos que podamos utilizar. Así, podríamos deducir que con un hierro 8 la bola rodará aproximadamente 3 metros o 6 metros o 9 metros, mientras que con un blaster la bola rodará 1 metro, 2 metros o 3 metros. Por tanto, lo importante es graduar la rodadura de la bola.

Y para graduar la rodadura de la bola tenemos el ejercicio de la escalera. El ejercicio de la escalera consiste en ir colocando palos de golf sobre el green a modo de escalera a la distancia de un metro entre uno y otro dejando espacio a uno de los lados de dicha escalera para realizar los chips y comprobar la rodadura.

Así, iremos realizando golpes de chip con los diferentes palos y observaremos dónde cae la bola en el green, en otras palabras cuánto vuela la bola, y cuanto rueda la bola sobre el green. En este ejercicio, los palos sobre el green nos sirven de guía para calcular la distancia de vuelo y rodadura.

Recomendamos la práctica del ejercicio de la escalera de forma recurrente para valorar el vuelo y la rodadura sobre el green y poder tener control sobre nuestros chip, lo que nos llevará a reducir el número de golpes de chip, la distancia al hoyo una vez realizado el chip y la reducción del número de putts como resultado de la proximidad al hoyo.