Jugar a golf con viento

Jugar a golf con viento se convierte muchas veces en un calvario porque no llevamos la bola a green. Pero también es una gran satisfacción cuando conseguimos que el viento envuelva la bola y la deje en donde queríamos.

Claves para jugar a golf con viento

jugar a golf con vientoEl viento, y más si es fuerte, en cierta forma nos atonta. Nos impide pensar con claridad. Estamos más pendientes de otras cosas que de jugar bien a golf. Por eso es tan importante concentrarse en el juego y prestar atención a estos consejos.

Las claves para jugar a golf con viento son sencillas:

El primer consejo es tener calma. Las jornadas de viento no son precisamente días apacibles que inviten a la relajación. Por esos necesitamos una dosis alta de paciencia.

También se precisa observación. Debemos precisar la dirección del viento. Observar el aire tanto al inicio de la jornada como en cada hoyo. No nos olvidemos que en el golf cada hoyo se juega en dirección a un punto cardinal diferente. En otras palabras, la dirección del viento cambiará en cada hoyo. Por eso nosotros debemos observar el viento en cada hoyo, en cada golpe incluso. Debemos saber hacia dónde empujará el aire a la bola en su vuelo.

Asimismo necesitamos imaginación. No es fácil adivinar la dirección hacia la que debemos golpear la bola. Debemos imaginar cómo llevará el aire a la bola hacia la calle. Debemos imaginar el golpe y visualizar cómo el aire torcerá la trayectoria de la bola.

Precisamos una gran dosis de confianza. En ocasiones debemos apuntar el golpe fuera de la calle para que el viento lo lleve a donde nosotros queremos. Apuntar fuera del objetivo genera muchas dudas en nuestra mente. Por eso debemos confiar en que el viento hará su trabajo y nos ayudará a llevar la bola al objetivo.

A medida que vayamos jugando más hoyos iremos supliendo la imaginación por experiencia. Cada hoyo jugado nos va dando mas información sobre cómo jugar nuestra partida de golf con viento. Saber si el aire llevará nuestra bola hacia la derecha o hacia la izquierda. Saber si empujará la bola o mas bien impedirá su avance. Estos detalles serán deducibles en los últimos hoyos del recorrido por haber adquirido la experiencia de golpes anteriores.

La capacidad de adaptación es la clave para hacer de estos días desapacibles una experiencia inolvidable. Un jugador de golf debe saber adaptarse a las circunstancias del campo de golf. Jugar a golf con viento es una circunstancia más en el normal desarrollo del juego. Debemos aprender a jugar con aire y no dejar caer los brazos. Ningún profesional abandona el campo porque el viento haga acto de presencia en su partida de golf.

Descubrir el golf con viento

Todos hemos sufrido los días de viento. Y unos de esos días decidimos dar un golpe en dirección al viento. Seguramente lo hagamos presa de nuestra propia impotencia, cansados de nuestra mala suerte, hartos de ese insoportable viento. Y de repente, nuestra bola, increíblemente, va haciendo una curva maravillosa y vuela hacia el objetivo.

¿Quién ha dicho que jugar al golf con viento no es divertido? Con un poco de reflexión, un poco empeño y un poco de suerte, un día de aire es un día perfecto para jugar al golf. Como siempre está en nuestras manos.

La próxima vez que veas moverse las ramas de los árboles no pienses que no es día de golf. Anímate, cuélgate la bolsa de palos y deja que el viento lleve tu bola al objetivo. Juega la partida de golf con viento. ¡Piensa y diviértete!