Perder calle en golf

Perder calle

Perder calle en golf se produce cuando por circunstancias del juego (pérdida de una o varias bolas, errores en el juego que nos obligan a repetir golpes, etc.) nos alejamos excesivamente de la partida que nos precede, de forma que si se incorporara una nueva partida entre las dos no notaríamos la diferencia.

Perder calle no es una cosa exclusiva de los jugadores noveles y se puede producir en partidos de cualquier nivel. En ocasiones se produce porque los jugadores no empiezan a estudiar su golpe hasta que el jugador anterior no ha guardado su palo en su bolsa o porque cuando llegamos a green los jugadores observan como sus compañeros patean y cuando llega su turno empiezan a calcular la distancia al agujero y las caidas del green. La forma correcta de jugar es calcular las caídas y la distancia mientras el resto de jugadores ejecutan sus golpes, es decir, nos olvidamos de si el compañero emboca o no su bola y nos centramos en nuestro golpe.

Antes de poder perder calle deberemos comentar con los compañeros la situación e intentar jugar más rápido pero, si la situación se mantiene y perdemos calle, debemos ceder el paso a la partida que venga a continuación para no ralentizar el juego de todo el campo.

En golf se dice que en el campo se juega lento pero se anda rápido. Esto quiere decir que hay que tomarse tiempo para ejecutar el golpe pero para el resto del juego hay que ser rápidos. Por tanto, ni andar lento, ni jugar rápido ni perder el tiempo cuando juegan el resto de jugadores.