Medio swing: la solución en distancias cortas

medio swingCuando nos encontramos a menos de 100 metros del agujero, empezamos a pensar en dar golpes de medio swing. A 50 metros no tenemos en la bolsa ningún palo con ángulo suficiente como para realizar un swing completo. Ningún jugador lleva un blaster de 80º y aún con este palo no podríamos cubrir todas las distancias.

Muchos jugadores prefieren dejar la bola a más de 100 metros con la finalidad de poder ejecutar un swing completo. Prefieren no jugarse un medio swing para dejar la bola en el green. Aparentemente no es una mala táctica pero esconde el verdadero problema del jugador. Nuestro protagonista desconfía de su juego corto y más concretamente de los golpes de medio swing.

A menudo a menos de 100 metros del green se complica el juego por no poder ejecutar un golpe completo. Os presentamos una fórmula eficiente para controlar la distancia en los golpes de aproximación que mejorará vuestros resultados rápidamente.

¿Qué es el medio swing?

El medio swing es un swing de golf en el que no realizamos todo el arco del swing. No cargamos toda la fuerza del swing y así la bola no llega tan lejos como con un golpe completo.

Para realizar medio swing algunos jugadores optan por sujetar el palo 2-3 centímetros más corto. Así, a menor radio de giro, menor fuerza en el golpeo aunque tampco es la solución definitiva. Resulta difícil asegurarnos de jugar una bola acertada, nuestra postura empieza a estar forzada y multiplicamos las posibilidades de error.

¿Cómo hacemos medio swing?

La solución la tenemos al alcance de nuestra mano y es mucho más sencilla de lo que parece. Situémonos frente a la bola, en el stance típico para un golpe de pitch. Imaginémos que nuestro cuerpo estuviera en el centro de un reloj imaginario de forma que el centro de nuestros pies marcan las 6 horas y nuestra cabeza marca las 12 horas.

¿Situados? Pues empecemos. En el pitch habitual nuestros brazos pasarán de las 6, a las 7, 8, 9, 10, 11 y terminarán en lo alto en las 12 horas. En el downswing los brazos bajarán por las 11, 10, 9, 8, 7 y golpearán la bola a las 6. Posteriormente nuestro swing continuará en el follow through en las 5, las 4 , … y terminará en el finish.

Hemos escrito un pitch completo, pero hemos dicho que vamos a jugar medio swing. En el medio swing subiremos nuestros brazos hasta las 9 horas y najaramos imprimiendo a la bola mucha menos fuerza. Es importante recalcar que la referencia son nuestros brazos y no el palo. Nuestros brazos serán los que deberán llegar a las 9 horas.

¿Qué hacemos si queremos golpear más lejos? Sencillo, en vez de quedarnos en las 9 horas podemos subir a las 10 horas o incluso a las 11 horas. De igual forma, para jugar un golpe más corto podremos subir hasta las 8 horas.

¿Hemos entendido la técnica del medio swing? Sencilla ¿Verdad? Pues es igual de sencilla que de efectiva. Eso sí, no vayamos mañana al campo y empecemos a jugar con esta técnica sin sin antes haber practicado antes.

¿Cómo sabemos la distancia del medio swing?

¿Cómo sabremos a qué distancia llega la bola con medio swing que subamos los brazos hasta las 10 horas? Pues conoceremos el dato de la distancia a base de práctica, jugando en el campo de prácticas 10-20 bolas subiendo hasta las 10 y tomando referencias del medio swing. Después haremos lo mismo subiendo hasta las 11 horas, 9 horas, … y así sucesivamente.

¿Y ahora qué? Ahora salimos al campo y llegamos al primer golpe de medio swing. Lo más importante que hay que recordar es la rutina pregolpe. Nos tendremos que centrar en hacer un swing suelto y rítmico, pero sobre todo pensando en parar en las 9 horas o en las 10. Igual que hemos establecido para esa distancia al green en el campo de prácticas.

Por tanto, lo más importante es centrarnos es subir las manos hasta la hora seleccionada y luego dejar fluir el swing. El medio swing. ¡Seguro que caminaremos hacia el green con el putt en la mano!

Por Categoria: Sin categoría

Escribe un comentario en Medio swing: la solución en distancias cortas